Muchas novias dudan acerca de su elección en lo que al vestido se refiere, su mayor deseo es que les siente como un guante, que sea maravilloso a los ojos de todos sus invitados, que sea original e incluso único, resumiendo que deje con la boca abierta a todo el mundo. En este post vamos a intentar dar a conocer una serie de pautas a seguir, bastante sencillas eso sí, pero que sin embargo nos serán de gran ayuda a la hora de decidirnos por el vestido ideal. Lo primero que tenemos que tener en cuenta  es que existe un tipo de vestido casi para cada tipo de cuerpo, no es difícil sólo tenemos que conocer que clase de figura tenemos. Existen varios tipos de cuerpo de los que hablaremos a continuación, vamos a hacer una pequeña descripción de cada uno de ellos para ayudarte a identificar el tuyo.

Cuerpo Triángulo o Pera: Es aquel que se caracteriza por tener las caderas más anchas que los hombros y no tiene una cintura muy definida. Cuerpo Manzana: este tipo de cuerpo es de igual dimensiones en los hombros que en las caderas y la cintura no muy pronunciada. Cuerpo Rectángulo, este tipo de cuerpos no tiene una forma definida, más bien es simétrico tanto en la zona de los hombros cómo en la zona de las caderas. Cuerpo Reloj de Arena, éste es el tipo de cuerpo más deseado por las mujeres ya que sus hombros y sus caderas son más o menos de las mismas dimensiones y su cintura es bastante definida. Cuerpo Triángulo invertido: este tipo de cuerpo se diferencia del resto por ser más pronunciado en la parte superior o los hombros y más estrecho en la parte inferior. Y por último, me gustaría hacer referencia al Cuerpo Diamante que es muy similar al cuerpo manzana siendo los dos muy redondeados y sin formas definidas.

Ahora que ya hemos podido identificarnos con uno de todos los tipos de cuerpo que existen, vamos a conocer los vestidos que le van mejor a cada silueta. Comencemos por el Cuerpo Triángulo o Pera: para éste tipo de cuerpo recomendamos los vestidos con escotes más vistosos, en V, quizá con volantes, pedrería o encajes, en definitiva, algo que haga resaltar la parte superior. No recomendamos en ningún caso los vestidos con vuelo o plisados, así como el tul o con excesivo volumen en la parte inferior. Podemos continuar con el Cuerpo Manzana: para ésta figura podemos recomendar los vestidos de corte imperio en general que por defecto dejan más marcada la cintura, en ningún caso podemos recomendar los drapeados o con gran volumen en la parte inferior. Continuamos con el Cuerpo Rectángulo: con éste tipo de cuerpo podemos recomendar vestidos con la cintura más marcada y que resalte la parte del escote y la parte de la falda, cómo el de corte princesa, que conseguirá que el cuerpo se vea más estilizado, lo que no sería nada recomendable para ésta fisionomía son los vestidos rectos o de caída.

Cuerpo Reloj de Arena: para éste cuerpo es indiscutible que casi cualquier vestido sienta bien, quizá cabe resaltar, los que marcan especialmente la cintura, cómo fácilmente puede ser un vestido corte sirena, que puede realzar muy bien la figura en éste tipo de cuerpos. Continuamos con el Cuerpo Triángulo Invertido: para éste tipo de cuerpo podemos recomendar vestidos con más volumen en su parte inferior, para de éste modo acentuar más la parte de las caderas y más sencillos en la zona del escote, también es muy recomendable un vestido con finas tiras en los hombros, sería muy recomendable un vestido mini, pero si lo desea largo también podrá usar un corte princesa con similar resultado.

Debemos recordar, sin embargo, que la parte superior o escote es igual de importante que el resto del cuerpo, hay que tener en cuenta que éste es la extensión de nuestro rostro  junto con el cuello y cómo tal ,forma parte de él.  Una persona que mire tu cara, fácilmente lo hará seguidamente a tu escote dado que éste es su continuación.

Hablemos entonces de los diferentes tipos de escote que existen para vestidos de novia. Podemos comenzar con el escote tipo Corazón: el más femenino y romántico de los escotes, muy similar al escote palabra de honor pero con forma de corazón justo en la línea del busto, muy recomendable si tienes poco pecho o erguido porque en cualquiera de los casos ayuda a realzarlo. Continuamos con el escote Redondo: cómodo, favorecedor, discreto y juvenil, combina perfectamente con cualquier tipo de corte y manga , está recomendado para novias muy delgadas aportando en éstas volumen a su figura. El escote Cuadrado: con características similares al escote Redondo pero rectangular o cuadrado, estilo ideal para vestidos de corte imperio.

Escote Retrato/off-shoulder: Clásico, elegante y sexy; la tela de la parte del vestido rodea los hombros dejando al descubierto la parte superior de los mismos, así como cuello y pecho. Continuamos con el Strapless o palabra de honor: discreto, sencillo y elegante, con el cuello, hombro y parte superior de la espalda al descubierto recto tanto por delante como por detrás. Es uno de preferidos por la novias ya que favorece casi cualquier clase de cuerpo. Sigamos con el escote en V o en pico, puede mostrar parte de los hombros destacándolos junto a las curvas de los pechos, el cuello forma la letra V siendo uno de los que más estiliza. Escote en U, más escotado que el redondo pues deja ver sutilmente un poco de busto, en curva, sexy, arriesgado, su forma define su nombre. Hablemos del Asimétrico: moderno pero ante todo sexy, deja sólo un hombro a la vista; indicado en todo tipo de figuras y bustos. Escote Queen Anne: deja descubierta la zona del pecho llegando hasta la nuca, elegante y formal, en la parte delantera la forma puede ser recta, en V o corazón. Escote Cowl: Se compone de un cuello holgado de tela drapeada que cae hacia el pecho, aunque cerrado en la línea de los hombros, original y moderno.

Podemos continuar con el escote Halter: Atrevido y sexy, sin mangas, se distingue porque se abrocha detrás del cuello pero dejando el cuello hombros y parte superior dela espalda al descubierto. Escote Cuello alto: Sobrio y formal, el cuello queda cubierto partiendo de la parte del pecho. Indicado si tienes cuello largo y fino o si eres alta. Continuemos con el Escote caja: Elegante, sencillo y cerrado hasta la altura de la clavícula aunque siempre puede adaptarse y abrirse más siguiendo, eso sí, la línea de los hombros. Escote tipo Barco: De apariencia sencilla, discreto y elegante, dibuja una línea recta de hombro a hombro tanto por la parte del pecho como por la espalda del vestido, dejando discretamente medio hombro al descubierto. Indicado en figuras con curvas, dado que la estiliza sin dar volumen. Y por último el Escote Ilusión: Chic, a decir verdad hablamos de dos escotes en uno, puesto que el vestido queda a la altura del pecho, ya sea en forma de corazón recto o pico pero una tela semitransparente cubre el pecho hasta el cuello, normalmente de encaje o bordado pudiendo ser tipo barco, caja, pico o con mangas. Totalmente indicado para todo tipo de bustos y figuras.

Y no me gustaría terminar este post sin antes daros un pequeño consejo, es importante conocer que el hecho de probarse un vestido de novia nos lleva una media de una hora, hora y media, por lo tanto hay que ser conscientes a la hora de programar las pruebas.