Pre Boda

Raquel & Óscar

  • Fecha Enlace22 Agosto 2015

Raquel, enfermera de geriatría en una residencia de ancianos, eligió para la ocasión un vestido de pronovias palabra de honor acompañado de un velo largo trasero hasta los dedos, lo cierto es que el conjunto le sentaba como anillo al dedo y supo lucirlo de principio a fin.

Óscar, chef en una importante y conocida empresa madrileña se decidió ésta vez por un traje de Félix Ramiro color negro con chaleco y corbata a juego. Eligieron para celebrar su enlace una finca de la sierra madrileña situada en un enclave espectacular, cómo si de un cuento de hadas se tratase. Una casita verde, rodeada de árboles y naturaleza , todos los invitados se reúnen a la espera del comienzo de la ceremonia civil, todo preparado para el gran momento.

La ceremonia, romántica pero a la vez sencilla fue muy emotiva, los hermanos tanto de la novia cómo del novio fueron partícipes de este momento al igual que algunos amigos, la oficiante, en este caso femenina se basó en la ceremonia de las velas, sencillamente singular y romántica a su vez. Una vez finalizada la ceremonia dio comienzo el cóctel de bienvenida con diferentes y surtidas referencias tanto frías cómo calientes.

Teniendo en cuenta que nuestro novio es chef el listón de la cocina estuvo bastante por encima de la media tanto en presentación como en calidad. En cuanto a la decoración se refiere debo hacer especial mención de la vajilla y mantelería, realmente acorde con el resto del entorno. No faltó nuestro ya conocido seating plan, punto de bienvenida, photocall,  mesa de firmas y cómo no un espectacular candy bar que fue el  derroche de grandes y pequeños.

Después de la degustación de tres magníficos platos: un entrante, pescado y carne, todos ellos regados con vinos de la tierra de castilla, llegó la hora de los postres, momento que los novios aprovecharon para hacer el corte de la ya conocida y tradicional tarta nupcial, la cual saldría después de la recena dado que escogieron postres individuales para el broche de la cena. Mismo momento que eligieron las damitas de honor para repartir los recuerdos entre los invitados para ellos botellita de licor de hierbas para ellas de crema de orujo personalizadas y decoradas para la ocasión.

Y llegó el momento de abrir el baile, para esta ocasión los novios tenían preparada una simpática coreografía que habían ensayado en las semanas previas el enlace, momento en el que fueron completos protagonistas de la noche. En definitiva, unos novios que derrochaban simpatía y felicidad junto al resto de invitados, una vez más objetivo logrado, gracias por dejarnos poner nuestro grano de arena en el día más importante de vuestras vidas.