Ceremonias

Marieth & Luis

  • Fecha Enlace24 Junio 2017

Marieth, Secretaria en una conocida clínica de neurocirugía , Luis renombrado neurocirujano, se conocieron hace ya más de quince años, dos hijos en común pero quieren darse el «SÍ QUIERO» y no podían haber escogido mejor el lugar para celebrar su enlace. «La Bella » finca de su propiedad situada en la localidad de Candeleda ( Ávila ).

Un marco incomparable, rodeada de valles y pequeños  ( no por ello menos interesantes)  lagos se alza «La Bella» que hoy será testigo del entrañable y emotivo enlace de Marieth y Luis.  Noche de San Juan, el día más largo de todo el año, familiares y amigos llegados desde distintos destinos del mundo se reúnen ansiosos por presenciar tan esperado evento. Marieth escogió para tal ocasión un vestido de Adriana, sencillo pero con un aire fresco que la novia supo resaltar sin inconvenientes. Luis por el contrario optó por un traje de chaqueta y camisa sin corbata ni pajarita, aire desenfadado dónde los haya.

Entre los puntos de decoración que Marieth escogió se encuentra el arco y la mesa de ceremonias, ligeramente arropados con rasos en colores pastel y cómo no podía ser de otro modo arreglos florales con peonías ( flor preferida de la novia) que por otro lado va perfectamente para ésta época del año.  Otro punto de decoración fué la mesa de libro de firmas con todos sus tonos acorde con el arco y mesa de oficiante ya que se encontraban en la misma zona.

El momento, quizá más emotivo tuvo lugar con la llegada de Marieth a «La Bella» como es natural, se hizo esperar y al bajar del coche, el tiempo se detuvo, Luis no pudo contener algunas lágrimas que se escaparon de sus ojos y los invitados quedaron impresionados al contemplar la belleza caribeña fundida con el encanto del entorno. Todo se encontraba ya preparado para el gran momento y así comenzó el camino de la novia hacia el altar.

Una ceremonia no muy extensa pero a la vez, excesivamente entrañable ya que participaron hermanos y amigos, al finalizar la misma un brindis de todos los invitados y el comienzo del festejo, los nervios ya forman parte del pasado y ahora sólo se trata de disfrutar y pasarlo bien. Otro punto de decoración, aparte del photocall totalmente personalizado fué el candy bar, bastante original ya que la novia demandó unos quemadores, éstos mismos con llama de distinto color, no con otro fin que el de poder dorara gusto las típicas y  conocidas nubes o malvaviscos. Lo cierto es que hasta los más peques disfrutaron mucho.

Comienza a caer la noche, un atardecer increíble puede apreciarse desde esas vistas tan impresionantes. En resumen una pareja entrañable y una boda repleta de sensaciones, de principio a fin. El día más largo del año para disfrutar en compañía de todos sus seres más queridos. Realmente emocionada al poder haber participado en este gran día.