Ceremonias

Letícia & Martín

  • Fecha Enlace03 Septiembre 2016

Letícia, educadora de adolescentes en un centro ubicado en  Madrid. Una gran decisión la suya al decantarse  por un vestido de confección casera totalmente elaborado a manos de una amiga, en color verde y de estilo romano envuelto en gasas de idéntico tono.

Martín, asistente de mantenimiento para sistemas informáticos en una empresa de seguros. Se decidió por un traje de affinitty en tonos grises con corbata y chaleco a juego. El lugar de la celebración no era nada más y nada menos que una finca propiedad de la famillia de la novia, tanto la ceremonia civil, extremadamente cariñosa y entrañable, cómo la celebración del resto del evento se realizó al aire libre por deseo esplícito de los novios.

Cómo en la mayoría de nuestras bodas en la ceremonia no sólo los familiares de los novios si no, también amigos y compañeros de trabajo en este caso fueron partícipes de tan agradable y único momento al finalizar la misma dio comienzo el cóctel para todos los invitados mientras la pareja se escapaba con los fotógrafos por los alrededores de la finca. Algunos de los asistentes que no habían podido asisitir a la ceremonia terminaban de llegar.

Tras el reportaje fotográfico a solas con los novios, éstos llegaban a reunirse con familiares y amigos dando así lugar al brindis de bienvenida. La mayoría de invitados esperaban ansiosos la llegada de los novios para seguir con el reportaje de fotografía una vez más con los recién casados cómo protagonistas. Un marco incomparable en plena sierra madrileña.

Al término del cóctel dio comienzo la cena, los invitados se colocaron, gracias al seating plan que ayudó a cada uno a saber dónde se encontraba su lugar. Entre los diferentes puntos de decoración destacaba el photocall confeccionado totalmente a mano, hecho de fotos de los novios y de algunos de los amigos, un gran trabajo para una gran pareja. También estaba el rincón de firmas que se componía de una maleta vintage y una foto antigua de la boda de los padres de la novia como parte de la decoración. Tampoco podía faltar el punto de bienvenida envuelto en una decoración acorde tanto con el entorno cómo con el resto de puntos.

En definitiva, una boda íntima e inspiradora en la que tanto novios cómo invitados pudieron disfrutar de un día único en un entorno muy agradable y cariñoso. Enhorabuena chicos! en este nuevo episodio de vuestras vidas. Cómo siempre fué un enorme placer poder ser partícipe del día más importante de vuestras vidas.